Saltar al contenido

Lo que esperas de mí, lo quieres de tí

¿Qué es lo que esperas de mí?, ¿qué es lo que crees y piensas de mí? Preguntó Dios.

Lo que esperas de otro, esperas de tí, incluso si se trata de Dios. Si quieres algo de Dios, o esperas algo de Dios, quieres algo, o estás esperando algo de tí mismo.

Dios es la posibilidad infinita de todo lo que existe, no existe, lo descriptible e indescriptible, altamente variable, posible e imposible, que es la esencia del Ser que eres.

Cuando le pides algo a Dios, cuando le pides al Universo, estás pidiendo a tu propio Ser. Te estás organizando, te estás diciendo lo que quieres ver en tu mundo como creador que eres y creas lo que estás pidiendo. Con tiempo se materializa, y estarás recibiendo.

Dios controla el viento, el fuego, frío y calor. Literalmente.

Dios controla el cielo, la Luna y el Sol.

Dios controla la energía que controla las emociones que pasan por tu interior.

Dios es la mano invisible, el mapa secreto, el guión escondido, la llave maestra, que guía la creación.

Dios es la esencia de la combinación de la verdad de todos los seres que entienden la existencia como su propia creación.

Dios es el Ser Divino que reside en Tú Interior.

Dios es el que te abre los ojos, el que te los cierra y el que te hace preguntar, ¿De dónde vengo?, ¿quién soy?

Dios es la energía que mueve tu corazón.

Dios es el que pone la pregunta para contestar las dudas que apagan tu luz.

Dios es todo lo que eres, incluso cuando crees que no estás siendo tú.

Si entendemos lo que significa Dios, basado en el significado de la palabra Dios. Te enteras que Dios eres tú.

Yo soy Dios, porque brillo con su luz.

Tu eres Dios, porque brillas con tu luz.

Todos somos Dioses, porque todos tenemos luz.

La luz es el amor.

Y el amor es la luz.

Todo lo que quieres de mí, lo quieres de tí.

Publicado enInformación espiritual

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *