Ir al contenido

La Realidad Existe, Tengo Prueba, Estamos Vivos

¡Qué satisfacción me da poder escribir! Satisfecho estoy por la simple posibilidad de poder existir. En un mundo distinto, infinito, increíble, diverso. Un mundo tan grande que no entendemos. Pero podemos entender, si queremos y preguntamos por nuestro proceder.

Ábrete a la realidad posible y la posibilidad de la imposibilidad de la realidad de que podemos existir. Con tan sólo pensar que estás vivo, viviendo, sintiendo, experimentando, muriendo y viviendo de nuevo, te dice mucho sobre tí.

Vives en un mundo donde la realidad no existe pero, estás vivo y vives, ¿cómo es posible?

Si lo material es lo principal y el mundo es material y los «científicos» tenemos la razón. Entonces, ¿por qué no podemos explicar la simple pregunta de, por qué razón estamos vivos y cuál es nuestra función? 

¡Ninguna!, ¿y le crees?, No puede ser real. ¿Cómo es que estás vivo sin razón, pero vives buscando la razón de vivir hasta el final?

Estás vivo, vivo estás y la vida existe. La razón de vivir existe, es una y es simple. Estás vivo para experimentar lo increíble que se siente vivir. Estás vivo para crecer, disfrutar y continuar siendo quien eres compartiendo y disfrutando y creciendo sinfín. Si te parece que no tiene sentido lo que digo, entonces, volvamos a empezar. ¿Cómo es que para tí tiene lógica una vida sin razón y sin sentido, pero una vida de crecimiento, amor, paz y disfrutar te parece tan anormal?

Te parece posible que alguien inventó un mundo imposible para ponerte a sufrir? La magnificencia que se inventó el mundo estaba pensando en tí. Estaba pensando en tu presencia, en tu esencia, en tu verdad, en tus sentimientos, en tí. Nuestro creador estaba pensando, que ya que él está vivo y se siente tan bien estar así, que tú, su descendiente, también lo deberías sentir.

Entonces, ahí, en ese instante, en ese momento, NOSOTROS, La vida, empezamos a existir.

Ese es mi mensaje para tí. Un «proum», un Dios, que vive dentro de tí.

Publicado elInformación espiritual

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *